Pallarols y ASDRA, una relación por la inclusión cincelada por años

“Cincelado por los años”. Este es el título del libro que publicó Juan Carlos Pallarols en 2015 -bajo el sello de Emecé del Grupo Editorial Planeta-, donde comparte en primera persona algunas de sus experiencias más notables como artesano de renombre internacional. Y lo hace como miembro apasionado, también, de un arte tan antiguo como singular: la orfebrería. Y todas las historias que cuenta tienen vinculaciones con objetos especiales de alto valor simbólico, que demuestran su compromiso social y cultural. ¿Ejemplos? Relatos de los bastones presidenciales, regalos del pueblo argentino a los tres últimos Papas de la Iglesia católica, la restauración del Teatro Colón y la máscara de Evita Perón, entre otros.

Pallarols está unido a ASDRA con un vínculo que también fue “cincelado por los años”. Tanto que hace un largo tiempo nos permite, con su sencillez y calidez, que lo tratemos como a un amigo: para las familias de ASDRA él es directamente “Juan Carlos”. Siempre está disponible. Accesible. Es padrino de la Asociación.

Juan Carlos nos abre, año tras año, las puertas de su casa-taller-museo del barrio porteño de San Telmo para que adolescentes y jóvenes con síndrome de Down cincelen con él la Rosa de Plata que dona para subastar durante las cenas de recaudación desde 2009. Y aquí se manifiesta, como en todo lo que hace, otra vez la vinculación de objetos especiales con el valor simbólico: Juan Carlos no dona simplemente la Rosa, sino que la hace junto con las personas con síndrome de Down en un claro compromiso por la inclusión. Es un artesano material y de relaciones.

Manos transformadoras
Hoy, en un contexto difícil por la pandemia, la cena de ASDRA no podrá hacerse de manera presencial. Pero Juan Carlos, de todos modos, buscó la manera de ayudar a la Asociación para estar cerca. ¿Cómo? Organizó una subasta online de la “Rosa por la Paz” a beneficio de nuestra Misión, junto con “Hilario Artes Letras Oficios”. Y aquí, de vuelta, aparece la vinculación del objeto con lo simbólico. “Esta rosa fue creada en homenaje a los caídos en la Guerra de Malvinas ocurrida en 1982”, explicó el artesano. Y agregó: “Está hecha con las vainas de los proyectiles y otros restos bélicos utilizados en aquella contienda militar que, con mis manos, se transforman para convertirse en un mensaje de paz, de emociones y de belleza”. Manos transformadoras. Todo un mensaje: la paz requiere de un trabajo artesanal, donde cada uno tiene el don de transformar las relaciones con sus gestos y actitudes.
¡Agradecemos mucho a Juan Carlos, padrino de la Asociación, por acompañar nuestra Misión por la inclusión de las personas con síndrome de Down en todos los ámbitos de la sociedad! Misión que acompaña desde la época fundacional de la Asociación. De hecho, desde entonces, sobrevuela en la sede esa mística propia del artesano respecto de su relación con los objetos y sus símbolos: cada familia nueva que ingresa en ASDRA, cuando se dirige a la sala de espera, puede observar sobre una mesa un ejemplar del libro “De Vicente a Juan Carlos Pallarols: 6 generaciones de orfebres 1750 – 1992”, que Juan Carlos le regaló a ASDRA en el inicio de los 90´con la reseña de la tradición familiar.

Vea También

La vida de Blanca

Un día en la vida de Blanca, Lic. en Terapia Ocupacional con síndrome de Down de España

CLOSE
CLOSE
X