ASDRA abraza con cariño a Georgina Pezzettoni y le dice, con emoción, “¡Hasta siempre!” a su hermano Edgardo

ASDRA abraza con mucho cariño a Georgina Pezzettoni y le dice, con profunda emoción, “¡Hasta siempre!” a su hermano Edgardo, de 58 años, quien murió ayer.

Edgardo deja un faro con una luz potente para el colectivo de personas con síndrome de Down y la sociedad en general. Su vida, sin dudas, podría resumirse, en esta frase: enseña en todo momento sobre la inclusión y si es necesario, habla.

Edgardo nació en Buenos Aires en 1966. Era una época donde había un clima social en el que de ciertas cosas “no se habla”, según, alguna vez, contó Georgina en su libro “Mi hermano y yo”. Pero en ese contexto, no obstante, Edgardo -con el apoyo de su familia y en especial de su madre- desarrolló una infancia y adolescencia con normalidad: jugó, asistió a un club, vacacionó en la playa y estudió. Más adelante, en su juventud, se preparó para el empleo. Luego, trabajó durante años en una empresa -a la que viajaba solo desde CABA a González Catán – y vivió solo, hasta hace poco tiempo, cuando, ya jubilado, comenzó asistir a un Hogar donde recibió contención, apoyo y atención.  ¡Cuánta Luz y Esperanza hay en tu vida, querido Edgar!

Georgi, dio todo

También ASDRA quiere hacer un inmenso reconocimiento a Georgi, quien dio todo por Edgar. Fue muy generosa para compartir, además, su historia y vivencias con la comunidad de hermanos de la Asociación. Éstas están sintetizadas, como se mencionó, es su libro “Mi hermano y yo”. En éste, con mucho sentido de realidad, ella es contundente: “La independencia de las personas con síndrome de Down es posible”. Es valioso destacar, además, que muchas veces, tal como se desprende en la lectura de este apasionante documento, Georgi se preguntó: “¿Para qué vine a esta vida?” y “¿Qué misión tengo aquí en la tierra?”. Las respuestas se hallan en la ejemplaridad con que acompañó a su hermano en cada etapa. Hay una frase suya, que hoy resuena con mucha energía: “El acompañamiento de los padres y familiares es clave cuando ellos nacen, son niños, son adolescentes… Pero la relación que desarrollan con los hermanos y pares son fundamentales cuando se convierten en adultos y deben vivir sin los padres”.

Georgi, ASDRA te abraza. Y abraza a Darío, tu compañero de aventuras, y a su hija, Delfi.

Edgar, donde estés, fundite en un abrazo con tu mamá y tu papá; y juntos, inunden con su amor a Georgi. ¡Siempre nos quedaremos con tu Luz!

Vea También

Búsqueda: Asistente de Lavandería con discapacidad intelectual

Propuesta destinada a personas con discapacidad intelectualmayores de 18 años. Empresa líder en el sector …

CLOSE
CLOSE