Asegurar escuela común a todos los alumnos con discapacidad

En relación a los debates acerca de la educación inclusiva realizados en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el pasado mayo, les ofrecemos un resumen acerca de la postura de ASDRA en favor de las necesarias modificaciones en las escuelas comunes para que puedan cumplir con el Artículo 24 de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Estamos convencidos de que como consecuencia de un sistema de educación inclusivo, tendremos una sociedad con otra mirada, más justa y respetuosa. Empezar a trabajar por las personas con discapacidad, seguramente abrirá puertas a repensar prácticas educativas.

Sostenemos que pensar en un sistema de educación inclusivo no es ficción. En muchos lugares del mundo la educación es inclusiva y no hay duda que la construcción de políticas con presencia de organizaciones de la sociedad civil muestra una madurez en el respeto y la convivencia social.

Diariamente ASDRA atiende reclamos de familias heridas por la discriminación, en sus más variadas formas que los representantes del sistema educativo actual ejercen sobre nuestros hijos: que no estamos preparados, que ya está cubierta la vacante con un alumno con síndrome de Down, que no está en la normativa, que no tiene título primario habilitante, que veamos cómo le va…

Familias que buscan una solución en una organización de padres, porque el Estado no las da; buscan ver concretado su derecho a una educación inclusiva porque saben y todos sabemos que es lo mejor y que habilita a dar los primeros pasos hacia una vida digna y autónoma.

Educación inclusiva - Foto: Juanjo Bruzza
Educación inclusiva – Foto: Juanjo Bruzza

Tenemos un compromiso con ellos.

En relación a las escuelas especiales, mucha gente es usuaria de la escuela especial porque allí trabaja gente muy comprometida día a día. No queremos que se confunda un planteo de política pública con críticas o agravios a quienes desde la escuela especial están trabajando con los niños y niñas que han sido discriminados por la escuela común. La propuesta no es escuela común versus escuela especial sino que replanteemos el sistema educativo para que no reproduzca inequidad social.

Cuando se separa, los niños aprenden que unos no pueden estar con los otros “por ser diferentes”. Entonces, ¿cómo pretender después enseñarles que hay que celebrar la diversidad y que ésta enriquece si en el transcurrir les enseñamos otra cosa?

Un sistema educativo tiene como norma moral generar y promover una sociedad solidaria, humana, respetuosa, además de resolutiva e informada y sabemos que esto no sucede ni sucederá si se sigue excluyendo.

Para saber más sobre la postura de ASDRA, recomendamos visitar este artículo.

Vea También

Herramientas para madres y padres – Volumen II –

Compartimos el volumen dos del libro “Herramientas para madres y padres: el oficio que nadie …

CLOSE
CLOSE
X