ASDRA REPUDIA LA ACTITUD DE MÉDICOS Y GENETISTAS QUE SUGIEREN LA INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO POR SÍNDROME DE DOWN

Hola. Mi nombre es Julia. Tengo un embarazo de 11 semanas. Me realicé un diagnóstico prenatal en una clínica de Capital y me dijeron que es muy probable que mi beba tenga síndrome de Down. Junto con mi pareja estamos muy angustiados. Tenemos mezcla de alegría y de profunda preocupación. El obstetra nos dio como alternativa interrumpir el embarazo, ya que, según nos manifestó, las personas con trisomía 21 tienen cardiopatías que son a veces incompatibles con la vida. ¡Necesitamos ayuda! Agradecería mucho que nos den contención, información y asesoramiento.

Este texto, que tiene datos cambiados para preservar la identidad de la familia, es la reproducción de un correo electrónico que recibimos en ASDRA hace diez días. Y es el reflejo de los al menos dos casos mensuales que llegan a la Asociación por distintos medios de comunicación por parte de padres que reciben información tendenciosa, arbitraria y sesgada de genetistas y médicos.

Desde ASDRA queremos dejar muy en claro nuestro total y absoluto repudio a esta actitud de los profesionales de la salud que, sin ningún escrúpulo, sugieren a los padres que interrumpan sus embarazos en una actitud lisa y llanamente discriminatoria. Ningún bebé con síndrome de Down puede ser descartado a causa de su condición.

Casos como estos ocurren en todo el país. Es inadmisible que las familias reciban sugerencias de prácticas eugenésicas que, además de inmorales, hoy son también ilegales. Y que demuestran, por otro lado, la falta de formación de muchos médicos y genetistas que brindan datos con una soberbia y omnipotencia que contrasta con la realidad de las personas con síndrome de Down (Un ejemplo: se estima que la mitad de los bebés con síndrome de Down son operados por cardiopatías y luego llevan sus vidas con total normalidad).

También queremos recordarles a los médicos inescrupulosos -que dieron su palabra de respetar el Juramento Hipocrático cuando recibieron su título-, la reciente declaración de la Academia Nacional de Medicina: “El niño por nacer, científica y biológicamente es un ser humano cuya existencia comienza al momento de la concepción. Desde el punto de vista jurídico es un sujeto de derecho como lo reconoce la Constitución Nacional, los tratados internacionales anexos y los distintos códigos nacionales y provinciales de nuestro país”.

En un contexto en el que se debate en el Congreso de la Nación sobre la despenalización y legalización del aborto, desde ASDRA también hacemos un llamamiento a todos los legisladores para que contemplen en sus proyectos la incorporación de un Protocolo acerca de cómo deben los profesionales de la Salud transmitir los diagnósticos de niños por nacer o recién nacidos con discapacidad. Y que analicen la posibilidad de que los padres realicen un curso en asociaciones de familias de personas con discapacidad, así reciben un mensaje esperanzador y realista sobre sus hijos.

Vea También

ACCIONES DE AGOSTO: CELEBRAMOS 30 AÑOS DE TRABAJO POR LA PLENA INCLUSIÓN DE LAS PERSONAS CON SÍNDROME DE DOWN

Te contamos algunas de nuestras acciones del mes pasado: Atendimos 533 consultas de familias de Argentina, Chile y …