Preadolescente a la que le negaron la Comunión: algunos religiosos, lejos del ejemplo de su líder Francisco

El miércoles 22 de noviembre le entregamos, en el Vaticano, una placa al Papa Francisco en reconocimiento a sus constantes gestos de cercanía hacia las personas con discapacidad.  Fue en el contexto de las Audiencias Generales que el Sumo Pontífice suele presidir los miércoles, donde siempre imparte una catequesis para los fieles sobre algún tema en particular. ASDRA valora mucho la postura firme de Francisco en relación al derecho a la vida de las personas con discapacidad y su compromiso para que la Iglesia, en su c

onjunto, realice más esfuerzos para darles una efectiva y plena participación en las actividades pastorales y en las instituciones confesionales.

Fotografía: Ángel Cantero
Fotografía: Ángel Cantero

Pero el compromiso del Papa y de parte de la Iglesia, a veces, está lejos del que demuestran algunos religiosos. Tal fue el caso que conmovió a la opinión pública a fines de noviembre cuando en la ciudad mendocina de Malargüe un sacerdote le negó la posibilidad de tomar la Primera Comunión a María Fernanda, una preadolescente con síndrome de Down de 11 años. El argumento del religioso fue que la chica no sabía el Padrenuestro y que precisaba más formación, pese a que había participado de instancias de catequesis durante los dos últimos años.

La actitud del sacerdote generó enojo en los padres que, de inmediato, presentaron quejas en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, donde su hija debía recibir el Sacramento. Y también -vaya paradoja- encontró de inmediato la “comunión” de todos los compañeros de catequesis de la preadolescente y de los vecinos, quienes decidieron de manera resuelta no tomar el Sacramento si no participaban todos. Un gesto espiritual, de verdadera comunión y que ojalá invite a reflexionar al religioso, a su superior parroquial y al Obispo locales (quienes, pareciera, en estas horas están en contacto con la familia).

María Fernanda, lamentablemente, es una de las tantas personas con discapacidad que muchas veces encuentran obstáculos para poder vivir de manera plena su fe y participar en las prácticas religiosos. Y si bien desde ASDRA destacamos los esfuerzos de algunos movimientos y sectores de la Iglesia para modificar esta realidad, como es el caso de la Acción Católica Argentina o del Padre Adrián Molero –quien está al frente de la Pastoral de las Personas con Discapacidad-, es importante que se asuma un mayor compromiso al respecto. La reciente advertencia del Papa a la sociedad, en general, fue muy clara y no excluye a la Iglesia: “Todavía es demasiado fuerte la mentalidad común de una actitud de rechazo de la condición de la persona con discapacidad, como si ella le impidiese ser feliz o realizarse a sí misma”. Estas palabras las manifestó en un encuentro pastoral para personas con discapacidad, que organizó el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

También es importante -para terminar- que los Tratados Internacionales de Derechos Humanos tengan cuidado de no caer en encerronas ideológicas, que dejen de lado aspectos tan íntimos e inviolables como la dimensión espiritual de las personas. En ese sentido, y hay que decirlo, la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad tiene una deuda.

Vea También

3 de diciembre | Día Mundial de las Personas con Discapacidad

3 de diciembre | Día Mundial de las Personas con Discapacidad – Por más y mejor visibilidad

El 3 de diciembre se conmemora en el mundo el Día de las Personas con …